Allá que voy. ¿Cómo has pasado la Navidad con tu fibromialgia?

Los días previos a la Navidad lanzamos una pregunta a nuestros miembros de fibromialgia en redpacientes sobre cómo afrontarían estas fechas tan ajetreadas, con tantos compromisos, actividades y salidas. Queríamos conocer su punto de vista,  saber algo más sobre el comportamiento y la actitud más allá de los días rutinarios. Estos han sido algunos de los casos y comentarios:

Belén tenía planes desde octubre: pasar unos días, incluso la Nochevieja, en una casa rural. Y aunque dudó llegado el momento porque no lo estaba pasando bien, al final se animó, porque como ella misma comenta:

Al final he decidido ir, todos saben lo que me pasa y lo respetan, no se enfadan ni me echan nada en cara, así que si me encuentro mal me retiro unas horas a descansar y vuelvo a la carga, me apetece mucho estar con mis amigos y disfrutar de mis sobrinitos. Así es como afronto la Navidad, intento hacer las mismas cosas que hacía antes, no consigo hacer ni la mitad, aunque tengo momentos muy malos de dolor y ánimo, intento tomármelo con calma y disfrutar de los días que estoy mejor.

Esa es un posible actitud: disfrutar de los días que se está mejor, como indica Belén; darse ánimos y compartir esos momentos con la familia, como recuerda Oriana; o bien, como apunta Alejandra:

La Navidad la tomé como un día más, traté de olvidar las molestia y disfrutar el momento. Y me fue bien.

También hay quien se dosifica, el ejemplo de María Jesús:

Intento coger fuerzas descansado algo más o forzándome menos para que los días señalados pueda dar un poco mas de si. Lo peor es al dia siguiente que nos duele todo, parece que nos ha pasado un coche por encima, pero que nos quiten lo que hemos disfrutado con los nuestros.

Una María Jesús que, además, nos ofrece tres grandes claves:

  • Llegar hasta donde podemos.
  • Pedir ayuda en casa cuando no podamos más.
  • Y sobre todo no sobrepasar nuestros límites disfrutando con nuestra gente lo que nuestro cuerpo nos permita.

Conocerse, solicitar apoyo y disfrutar, tres cuestiones bien expuestas que se complementan a la perfección con lo añadido por Ana María, quien demuestra una actitud positiva muy encomiable:

A comienzos de diciembre empecé a hacer caminatas un poco fuertes. Un día, regresando de una de ellas, me dije “colocaré  lo de Navidad, lo que pueda…” y  realmente pude con todo, sacar cajas, guardar adornos, mover muebles, uff… un montón de cosas, tenía bastante temor… mi espalda ya estaba medio rígida y traté de no hacerle caso… terminé con todo y me acosté pensando que amanecería mal, mas no fue así.

Una sopresa al levantarse, la de Ana María, que no hace sino recordarnos la sabiduría que desprende la actitud de la octogenaria madre de Isidora:

Se pone en pie y se dice: allá que voy.

Una frase con la que nos gustaría cerrar y que ya hacemos nuestra. Y vosotros, ¿cómo habéis pasado la Navidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: