Prótesis de cadera en espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es una enfermedad reumática inflamatoria crónica que afecta fundamentalmente a las articulaciones y ligamentos que permiten a la espina dorsal moverse y flexionarse.

Cuando leemos la palabra “reumática”, la idea que se forma en nuestra cabeza sobre las personas que van a padecer dicha enfermedad corresponderá con personas mayores, con problemas y dolores en las articulaciones. Pero nada más lejos de la realidad. En España los afectados por esta dolencia son aproximadamente 200.000 personas y principalmente son personas jóvenes con edades comprendidas entre los 17 y 35 años.

Estos pacientes suelen encontrar un diagnóstico después de años de peregrinaje por distintos médicos y la reacción general ante la noticia es de miedo e incertidumbre, ya que hay un escaso conocimiento popular de la existencia de esta dolencia. Estos enfermos descubren que a partir de ese día van a tener una compañera de por vida.

La evolución de la enfermedad varia de persona en persona y la incapacidad que la misma les genera también. No hay un tratamiento específico que sane al enfermo al cien por cien, pero sí existen distintos medicamentos y terapias (por ejemplo, rehabilitación permanente) para reducir las inflamaciones y para aliviar los dolores que pueden afectar a la columna vertebral, a la cadera, al cuello, a los tobillos, etc.

Una de las prácticas médicas realizadas en aquellos pacientes con una evolución más importante de la dolencia es la cirugía. Se utiliza en aquellas articulaciones muy dañadas con escasa movilidad, provocando una mejoría bastante notable en el paciente.

Generalmente la operación consiste en implantar una prótesis de cadera, ya que suele ser la articulación más afectada. Este procedimiento reemplaza la articulación de la cadera que se encuentra dañada por una prótesis (articulación artificial). El objetivo de dicha operación es conseguir alivio del dolor y la recuperación de la movilidad. No hay un limite de edad para implantar dicha prótesis.

Existen distintos tipos de prótesis de cadera, en función de su forma de anclarse al organismo:

Prótesis cementadas: En estas se utiliza un cemento especial para anclar los componentes al hueso. Se suelen usar en pacientes con un hueso osteoporótico, aunque existen especialistas que las usan en todos los casos.

Prótesis no cementada: El metal entra en contacto directo con el fémur. En estos casos será necesario que la superficie del metal sea porosa y se adhiera con firmeza al hueso, permitiendo que éste crezca en el interior de los poros, mejorando la integración del metal al hueso.

Prótesis híbridas: Uno de los componentes se ancla usando cemento y el otro directamente al hueso. Por regla general en el componente femoral se utiliza cemento, y el componente acetabular se ancla directamente al hueso.

Los materiales con los que están hechas pueden ser de titanio o Cromo-Cobalto y la combinación de las superficies de desgaste es lo que determinará en gran medida la durabilidad. También influye la actividad del paciente y el diagnóstico del mismo, ya que a mayor destrucción articular mayor dificultad técnica y compromiso en la vida de la artroplastia.

Uno de los inconvenientes de las prótesis es que se desgastan, al igual que las articulaciones, por lo que la actividad promedio de la prótesis dura aproximadamente 15 años, pudiendo llegar a 20. Es por ello que la mayoría de pacientes con espondilitis anquilosante han de recambiar la prótesis una vez a lo largo de su dolencia, mediante otra cirugía.

Si habéis pasado por esta operación, aquí podéis contarnos los beneficios que notasteis, qué actividades habéis vuelto a poder hacer tras la implantación de la prótesis, cómo fue el postoperatorio, etc…

Anuncios

One Response to Prótesis de cadera en espondilitis anquilosante

  1. mario alberto lopez arredondo says:

    Ya voy para 16 años con la prótesis en mi cadera derecha y ya perdí movimiento. La verdad, es que me ha avanzado muchísimo esta perra enfermedad, dolor en los tobillos, dedos de la mano derecha, codo derecho, el hombro derecho, cuello rígido, cadera izquierda totalmente rígida, la columna vertebral desviada hacia la derecha y rigida totalmente. Pero lo que más me causa dolor son mis rodillas. El medicamento antiinflamatorio no me sirve de nada. Los dedos del pie izquierdo también engarruñados y por dentro de mi cuerpo no se cómo andaré… Ya estoy harto de visitar medicos que no más, me mandan a mi casa a seguir haciendo ejercicios que me causan dolor y no me sirven para nada. sale saludos. Mario de Sinaloa, México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: