Dos noticias: alteracion cutánea y efecto del aceite de oliva en fibromialgia

1.- Detectadas alteraciones cutáneas en los pacientes con fibromialgia.

En el XXXVII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatológica, que tuvo lugar del 10 al 13 de mayo en Málaga, el Dr. Ignacio Blanco, investigador especialista en Medicina Interna y Neumología habló sobre las alteraciones cutáneas que se han detectado en pacientes con fibromialgia.

En los últimos años, diversos estudios han puesto de manifiesto la existencia de hallazgos morfológicos e inmunohistoquímicos anormales en las biopsias de piel de pacientes con fibromialgia.

En este sentido, el Dr. Ignacio Blanco ha señalado:

Se ha demostrado que el tejido conectivo de la piel está afectado y que el mastocito es una célula clave en la patogénesis de la fibromialgia.

Los mastocitos son células residentes del tejido conectivo, que actúan en la modulación de procesos inflamatorios. Son abundantes en piel, en todas las mucosas (aparato digestivo, respiratorio, génito-urinario, ojos), y en tendones, sistema nervioso central (tálamo, hipotálamo, hipófisis, meninges) y periférico (nervios), además de en ganglios y nervios del sistema nervioso vegetativo.

También comentó el Dr. Blanco:

En todas estas localizaciones, mastocitos y nervios forman circuitos neuro-inmuno-endocrinos que son fácilmente activados por múltiples factores (físicos, químicos y psicológicos), liberando diversos productos que pueden provocar efectos y estímulos capaces de generar los síntomas y la hipersensibilidad del sistema nervioso central, típicos de la fibromialgia.

En este sentido, ha añadido la lista de estímulos capaces de activar a un mastocito es muy amplia, y coincide con la de los estímulos que agravan la fibromialgia como alérgenos, gérmenes, cambios de temperatura, estrés, alcohol, fármacos, químicos sintéticos, etc.

Diversas patologías, muchas de ellas consideradas “psicogénicas”, incluidas diversas dermatitis, colon irritable, cistitis intersticial, endometriosis y rinitis, entre otras, también se caracterizan por el incremento del número y la actividad de mastocitos, y están frecuentemente asociadas a la fibromialgia, “lo que apoya un sustrato anatómico y fisiopatológico común”.

En opinión del Dr. Blanco:

De acuerdo con lo anterior, la fibromialgia podría ser la consecuencia de un incremento del número de mastocitos activados en el tejido conectivo, en respuesta a diversos estímulos, conocidos o desconocidos, en personas predispuestas (sobre todo mujeres, cuyos mastocitos son activados por estrógenos), con o sin defectos genéticos favorecedores (como el déficit de alfa-1-antitripsina).

En la actualidad, no existe una prueba diagnóstica que indique de forma cien por cien fiable que el paciente padece fibromialgia, por lo que hay que recurrir a criterios diferentes, como las escalas de dolor o de calidad de vida. El pasado año se acordaron nuevos criterios de clasificación de la fibromialgia mucho más específicos que los existentes hasta el momento, marcados por el American College of Rheumatology.

Información ofrecida por la nota de prensa emitida por la Sociedad Española de Reumatología.

2.- Aceite de oliva enriquecido contra la fibromialgia.

Otro de los temas actuales en relación a la fibromialgia es un estudio que están realizando investigadores de la Universidad de Jaén (UJA).

Este equipo está desarrollando una línea de investigación que bajo el título Fibromialgia y Estrés Oxidativo: Influencia del Aceite de Oliva, tiene como objetivo mejorar el estado oxidativo de pacientes con fibromialgia con la ingesta de aceite de oliva virgen y ver la posible incidencia en la calidad de vida de estas personas.

En la actualidad, un 4% de la población española, en su mayoría mujeres, están diagnosticados de ella.

Un tratamiento con enfoque multidisciplinar, basado en deporte, psicoterapia y farmacoterapia, suele dar buenos resultados aunque no es completamente eficaz. Recientes investigaciones apuntan a que suplementos alimenticios que aporten nutrientes con alta capacidad antioxidante pueden ayudar a combartirla y a mejorar la calidad de vida de quienes la padecen.

Este proyecto propone realizar un ensayo clínico nutricional con 36 personas, mayores de edad, diagnosticadas de fibromialgia. La intervención consistirá en la administración de tres tipos de aceites de oliva que difieren entre sí en la concentración de compuestos con actividad antioxidante:

  • Aceite de oliva Bio-Oliaging, enriquecido con distintas sustancias antioxidantes
  • Aceite de oliva virgen extra natural, con un alto poder contra la oxidación celular
  • Aceite de oliva refinado, carente de este tipo de componentes.

Las pacientes, distribuidas en tres grupos de 12 personas cada uno, tomarán 50 ml/día de cada uno de los aceites en crudo. El periodo de intervención durará tres semanas. La selección de las pacientes que participarán en el estudio comenzará el próximo mes de junio.

La responsable de la iniciativa investigadora, Mª Luisa del Moral Leal afirma:

El objetivo es analizar si la alta capacidad para prevenir la oxidación celular de los dos aceites de oliva con mayor cantidad de sustancias antioxidantes puede contrarrestar los efectos negativos que el estrés oxidativo provoca en quienes sufren esta enfermedad.

Fuente: Andalucia Investiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: