El dolor crónico puede ser causado por señales de la propia piel

Un grupo de investigadores de la Universidad de Neurociencias Albany Medical College, de Estados Unidos han descubierto una potencial causa del dolor crónico de la piel.

Este nuevo estudio puede explicar porqué solo el 50% de los pacientes que sufren dolor crónico en los nervios consiguen un alivio parcial del dolor con las terapias existentes. El estudio, publicado el 6 de junio de 2011 en la version online de la revista científica internacional PAIN, revela que ciertos tipos de dolor crónico pueden ser causado por señales de la propia piel, en vez de por daño de los nervios que hay en la piel, como se pensaba previamente.

Durante años, los investigadores conocían que existe un aumento en las concentraciones de una molécula llamada péptido del gen derivado de calcitonina (CGRP) en la piel de pacientes con dolor crónico. El motivo por el que se pensaba que se producía este aumento del CGRP era que ciertos tipos de fibras nerviosas sensitivas de la piel producían y secretaban un tipo de isoforma llamada CGRP-alfa. Curiosamente, sin embargo, los autores del reciente estudio han encontrado que las concentraciones en las fibras nerviosas que contienen CGRO-alfa disminuyen bajo condiciones de dolor, lo que ha motivado a los investigadores estudiar de dónde vienen estos incrementos de CGRP en la piel.

La respuesta, sorprendentemente, fue que las células de la propia piel generan un incremento de las concentraciones de una isoforma del CGRP-beta, menos conocida. Esta célula de la piel derivada CGRP-beta aumenta en condiciones de dolor y puede estar mandando señales de dolor a las fibras nerviosas sensoriales de la piel. El descubrimiento de esta molécula CGRP-beta como una diana terapéutica presenta un potencial acercamiento a nuevos tratamientos.

Según el autor del estudio, el Dr. Phillip J. Albrecht:

Ya que CGRP-alfa juega normalmente un papel importante en la regulación de la circulación sanguinea y en la respuesta normal inflamatoria, dirigir los tratamientos hacia esta molécula puede causar efectos secundarios no deseados en la circulación.

Sin embargo, desde que sabemos que estas dos formas de CGRP son derivadas de genes separados, quiza podamos manipular selectivamente la isoforma beta sin afectar a la alfa, y reducir asi dramáticamente las toxicidades indeseadas, un problema común que limita el desarrollo exitoso de nuevas terapéuticas para controlar el dolor. Este es, realmente dos descubrimientos en uno: un nuevo mecanismo que podemos dirigir especificamente en una nueva localización de la piel.

El descubrimiento de que esta molécula CGRP-beta de las células queratinociticas de la piel pueden estar causando dolor, tiene una importante implicación en el tratamiento y estudio de condiciones con dolor crónico neuropático como diabetes neuropática y lesiones físicas, lo que conjuntamente afecta aproximadamente a 30 millones de personas en Estados Unidos.

El presente estudio fue un proyecto de investigación transacional que integró resultados de la cultura celular, modelos animales de dolor crónico y tejido humano procedente de pacientes con dolor crónico, para confirmar que el CGRP es generado por los queratinocitos en cada uno de estos sistemas. El estudio también demuestra cómo una plataforma de investigación transacional puede ser utilizada para descubrir nuevas dianas y proporcionar a las compañías farmacéuticas datos más predictivos, que puede ser usados para reducir los costes y el tiempo de desarrollo de nuevos fármacos.

Las imágenes muestran queratinocitos epidérmicos de la piel después de inmunomarcarlos, para el marcador PGP del nervio (en verde: axones en la epidermis) y para el neuropéptido del gen derivado de calcitonina CGRP (en rojo: axones y células). Los cuerpos celulares están teñidos de color azul. Los querinocitos en piel que presenta dolor muestran un dramático incremento en la expresión del CGRP en comparación con la piel control, carente de dolor.

Los autores de la investigación comentan:

Estamos especialmente entusiasmados con estos resultados obtenidos por la investigación transacional, porque la identificación de la isoforma CGRP-beta de los querinocitos tendrá un valor inmediato en el entorno clínico.

Es más, la identificación del CGRP-beta en los querinocitos puede convertirse en un biomarcador útil e independiente para la efectividad de las terapias de los tratamientos del dolor crónico neuropático.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: