El ejercicio mejora la artritis en ratones obesos incluso cuando no pierden peso

Añadiendo otro incentivo para realizar ejercicio, científicos de la Universidad Médica de Duke han encontrado que la actividad física mejora los síntomas de la artritis incluso entre aquellos ratones obesos que continuan recibiendo una dieta alta en grasas.

El estudio sugiere que el exceso de peso por si mismo no es el causante de los dolores y las recaídas, dando por sabido,  aun así, que pesar unos kilos extra ejerce una presión en las articulaciones que conlleva a una condición inflamatoria.

Estos resultados fueron publicados en la revista Arthritis & Rheumatism el 27 de septiembre de 2011 y están siendo ahora testados en personas.

El Dr. Farshid Guilak, profesor de cirugía ortopédica en la Universidad de Duke y autor de este estudio dice:

Lo que es sorprendente es que el ejercicio, sin que conlleve un descenso de peso sustancial, puede ser beneficioso para las articulaciones. Lo ideal, sería bajar de peso, pero esto muestra que el ejercicio por si mismo puede mejorar la salud de tus articulaciones.

Estas modestas mejorías pueden tener un impacto mayor si los resultados se observan también en personas. La Arthritis Foundation apunta que uno de cada 5 adultos en los Estados Unidos ha sido diagnosticado con artritis, y los costes anuales de tratarlos, junto con otras condiciones reumáticas, ha sido declarada en 128 billones de dolares.

Muchos casos de artritis están asociados con la obesidad y la inactividad, por ello estos investigadores han determinado como una dieta alta en grasas induce a una osteoartritis en la rodilla, y cómo realizar ejercicio proporciona un efecto protector.

Usando dos grupos de ratones macho, la mitad alimentados con una dieta alta en grasas y la otra mitad alimentados con pienso regular, los investigadores notaron diferencias significativas entre los 2 grupos. Los ratones bajo una dieta alta en grasas ganaron peso rápidamente, procesaban la glucosa pobremente y presentaban unos niveles más elevados en sangre de aquellas moléculas que producen inflamación crónica asociada con osteoartritis.

Pero cuando estos animales realizaron ejercicios regulares en una rueda de correr, muchos de los efectos dañinos disminuyeron, aún manteniendo su dieta alta en grasas y no perdiendo peso. La tolerancia a la glucosa mejoró, mientras que la respuesta inflamatoria fue interrumpida en las moléculas clave de señalización llamadas citoquinas.

Si el exceso de peso en las articulaciones han causado la artritis,  el ejercicio debería haber aumentado el problema. Sin embargo, ha ayudado.

El Dr. Timothy M. Griffin, autor principal del estudio dijo:

Estamos tratando de entender la interacción de la actividad física y la obesidad. Aunque había la misma cantidad de grasa corporal, la grasa era diferente.

Griffin dijo que las células grasas aún producían moléculas inflamatorias asociadas con la artritis, pero que había perdido su fuerza porque no se habían podido organizar en una única fuerza.

No quiero decir con ésto que el ejercicio está apagando la señal inflamatoria, sino que la impide.

Los resultados se suman a un gran grupo de investigaciones que intentan explorar la relación de ejercicio con la obesidad.

El Dr. Guilak dijo:

Esto muestra que si presentas obesidad, es mejor que hagas ejercicio. Algunas veces el dolor puede ser una barrera para comenzar el ejercicio, pero si lo superas, a largo plazo es mejor.

Fuente: Science Codex

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: