Relacionan el dolor crónico con el hábito de fumar

Si padecéis algún tipo de dolor crónico y sois fumadores, quizá sea el momento de intentar dejaro, ya que un estudio realizado por la Universidad de Kentucky (EE.UU) sugiere que las mujeres que son grandes fumadoras pueden experimentar más dolor músculo-esquelético crónico.

Más de 6.000 mujeres de la población de Kentucky, mayores de 18 años, fueron  supervisadas en sus hábitos de fumar y en sus síntomas de dolor crónico. Los síndromes incluidos en el análisis fueron fibromialgia, ciática, dolor de cuello crónico, dolor de espalda crónico, dolor articular, dolor de cabeza crónico, problemas nerviosos y dolor en todo el cuerpo.

Los resultados mostraron que las mujeres que fumaban, o que habían sido fumadoras, tenían una mayor probabilidad de informar al menos de un síndrome de dolor crónico en comparación con las no fumadoras. Las ex-fumadoras mostraron un 20% de incremento, las fumadoras ocasionales mostraron un 68% de incremento, y en mujeres que fumaban a diario las posibilidades eran más del doble (104%).

Además, fumar a diario estaba más fuertemente asociado con el dolor crónico que tener una edad más avanzada, menor logro educativo, obesidad o vivir en una comunidad Apalache.

El Dr. David Mannino, neumólogo de la Universidad UK de Salud Pública y coautor del estudio afirma:

Hay una conexión definitiva, pero se desconoce en qué dirección.

Este estudio muestra una fuerte relación entre grandes fumadoras y dolor crónico en mujeres. Pero ¿cuál es la dirección de esta asociación? ¿Fumar causa más dolor crónico o es que más mujeres empiezan a fumar como un mecanismo para sobrellevar ese dolor crónico que experimentan?

El Dr. Mannino describe el dolor agudo como una “respuesta protectora” y su teoróa es que quizá las mujeres fumadoras sufren dolor agudo y que éste acaba convirtiéndose en crónico porque sus mecanismos normales de protección se dañan por la exposición al tabaco.

La Dra. Leslie Crofford, Directora del Centro de Fomento de la Salud de la Mujer y coutora del estudio comenta:

A partir de este estudio, los investigadores deberían buscar la relación entre fumar, dejar de fumar, la psicopatología y el manejo del dolor crónico.

Nuestros resultados muestran que hay una relación dosis-respuesta entre fumar y los síndromes de dolor crónico. Es posible que aquellos pacientes que sufren dolor crónico puedan beneficiarse de un tratamiento para dejar de fumar en adición a su tratamiento para el dolor crónico. Igualmente, es posible que un apropiado tratamiento del dolor crónico pueda aumentar las probabilidades de que se deje el hábito de fumar de forma existosa. Ahora mismo, son necesarias más investigaciones al respecto.

No es la primera, ni será la última vez que hablamos del tabaco en redpacientes, por eso también nos gustaría preguntaros: ¿habéis notado mejoría en vuestros síntomas al dejar de fumar? ¿Creéis que es sencillo quitarse de este hábito que parece empeora vuestro dolor crónico? ¿Debería haber más terapias que os ayudasen a dejarlo? Podéis compartir con nosotros vuestras opiniones.

Fuente: Science Newsline Medicine

Anuncios

Mi enfermedad es…

La mayoría de las personas que son diagnosticadas con alguna enfermedad crónica, con nombres a veces complicados hasta de pronunciar, adquieren una compañera de viaje a veces mejor llevada que otras.

Esto no solo supone aceptar la nueva situación, adaptar tu vida a las nuevas condiciones que te impone tu dolencia, sino que también tienes que responder a la tan repetida pregunta: ¿y eso qué es?

El discurso lo tenéis más que ensayado, con familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc. Se empieza por repetir el nombre de la susodicha enfermedad tantas veces como el oyente necesite para decirlo correctamente, a continuación ofrecéis una ligera descripción de los síntomas que tenéis, una explicación del porqué y cómo pasa todo eso en el cuerpo y del futuro que os espera.

Es por ello que os convertís en unos auténticos especialistas en describir la enfermedad, ya sea esclerosis múltiple, miastenia gravis, espondilitis anquilosante, enfermedad de crohn, fibromialgia, entre otras, pero en redpacientes nos gustaría que nos contaseis de una forma más personal qué es  y qué os supone vuestra enfermedad en el día a día sin repetir lo anteriormente mencionado.

Para ello tenéis que comenzar con: Mi enfermedad es… (por ejemplo: una lucha constante, una vieja amiga, etc.)

Consejos prácticos para llevar el día a día de tu enfermedad

Hace unos días, en un grupo de Facebook dedicado a la miastenia una interveción de Juan, miembro de redpacientes, nos proporcionó una idea para preguntar en el foro.

Juan comentaba dos pequeños detalles, relacionados con su dolencia, que podían servir a las personas que lo estuvieran pasando mal. Dos consejos, muy sencillos, pero prácticos. Y eso fue lo que buscamos: pequeños consejos que fueran prácticos para llevar el día a día de una enfermedad.

Los pequeños consejos de Juan eran (en relación con la miastenia):

  • Usar toallas pequeñas para la ducha: pesan menos y secan igual.
  • Si tenéis debilidad en el cuello, a la hora de comer acercad el plato a la cabeza, y no al revés. Os costará menos.
  • Si en algún momento no puedes hablar, cálmate no te pongas nervioso, y escribe.

Nuestro consejo... ¡Únete a redpacientes! 😉

Pero tuvimos más repuestas ¡y esperamos muchas más en los comentarios de este post!

Nieves, también de miastenia, añadió:

  • No planificar muchas cosas para hacer en un día. Hay días en que uno esta más ocupado que otros. Pues bien, en esos días elegid bien lo verdaderamente importante, urgente, o simplemente lo verdaderamente placentero y marcaros esa meta. Una cosa por día, y si luego el cuerpo responde y se pueden hacer dos, pues mejor que mejor. Pero cuantos más planes, más estrés, y menos fuerzas tendremos seguramente.
  • Buscar a lo largo del día momentos en los que daros pequeños descansos. En todos los museos, centros comerciales, en la calle, etc., siempre hay algún lugar donde sentarse cinco minutitos y reponer fuerzas. Y no hace falta estar cansado para descansar.

Begoña, con fibromialgia, comentaba por otro lado:

  • Aliviar el dolor con calor seco (manta eléctrica, bolsitas de arena), durante 20 minutos.
  • Antes de levantarse de la cama hacer unos estiramientos  (te pones recta en la cama y estiras todo tu cuerpo, brazos, piernas, cuello, etc.) y luego muy despacito te giras de medio lado y te incorporas de la cama. La sensación de anquilosamiento disminuye, y por lo menos te deja arrancar el dí.
  •  Una buena ducha caliente al comenzar el día tambien ayuda a paliar los dolores.

Isabel, recomendaba, “para las personas que tienen mal el mecanismo de regulación de la temperatura corporal, como en fm y sfc”:

  • Vestir varias capas de ropa finas en lugar de una sóla gruesa. Abriga más y se pueden ir quitando capas cuando aparecen los sudores.
  • También recomiendo una ducha caliente justo antes de irse a la cama como forma de entrar en calor y relajar los músculos.

Y, por último, Alejandra nos facilitaba otro consejo aplicable a todo el mundo:

  • Sumergir la mente en una actividad que nos atraiga.

Como véis son un buen cominenzo, pero nos gustaría incluir más gracias a vuestra colaboración. Solo tenéis que especificar la enfermedad y añadir vuestra recomendación.  Ah, y tampoco dejéis de visitar lo que otro de los miembros de redpacientes escribió como invitada a este blog, sobre cosas que nos hacen la vida más fácil.

Reportaje sobre fibromialgia en la Cadena Ser

Ayer entrevistaron a Santiago Muñoz, Jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Infanta Sofía, en el programa local para Madrid de la Cadena Ser.  Habló sobre fibromialgia y aquí tenéis el reportaje completo, con el testimonio también de una paciente.

Audio del reportaje sobre fibromialgia con entrevista a Santiago Muñoz

Una oportunidad para dar a conocer esta enfermedad, como bien comentó Sonia Palomino (periodista del programa, y a quien agradecemos su amabilidad a la hora de facilitarnos el enlace al audio).

Ah, y aunque lo dejaremos para un nuevo post, descubrimos también un interesante blog sobre el Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes… muy muy cerca de donde está ubicada la sede de redpacientes.

 

¿Es el ejercicio beneficioso en personas con fibromialgia?

Ahora que hace buen tiempo, parece que la gente se anima más a practicar algún deporte o realizar algo de ejercicio a lo largo del día.

Muchas veces es por cuestión de mantener la figura, otras para disfrutar de las relaciones sociales y disfrutar de un buen rato y otras muchas veces es por recomendación médica.

En el caso de aquellas personas diagnosticadas con fibromialgia, el ejercicio parece ser beneficioso. Leíamos hoy el resumen del artículo, publicado en la revista Current pain and headache reports, Terapia basada en el ejercicio en fibromialgia.

En este artículo se menciona que el ejercicio físico es comúnmente recomendado para el manejo de personas con esta enfermedad, y que desde hace 25 años existe un gran interés en examinar los beneficios que proporciona. Investigaciones realizadas apoyan el entrenamiento aeróbico y de fortalecimiento para mejorar el rendimiento físico y funcional, reducir los síntomas de la fibromialgia y mejorar la calidad de vida.

Según un documento realizado por FisterraSalud (página web española enfocada en atención primaria e información al paciente, elaborado por profesionales sanitarios del sistema de salud español), es importante hacer ejercicio físico y mantener un tono muscular adecuado, ya que son las medidas recomendadas más eficaces a largo plazo en el tratamiento de la fibromialgia.

¿Cómo ha de realiarse este ejercicio?

Se aconseja realizar ejercicio físico aeróbico poco intenso, como la natación, ejercicios en el agua o bicicleta estática a velocidad e intensidad controladas. Al comenzar a realizar ejercicio puede producirse un poco de dolor muscular. Si el dolor es intenso es indicativo de que se ha realizado un esfuerzo físico excesivo y deberá disminuir la frecuencia o intensidad. Progresivamente aparecerá el efecto beneficioso del ejercicio físico y mejorará el estado general, disminuyendo el dolor y aumentando la resistencia al ejercicio y al esfuerzo físico.

Puede iniciarse con ejercicio poco intenso durante 3-5 minutos, a días alternos e ir aumentando un minuto cada día. Si aparece dolor, reduzca la intensidad y el tiempo hasta niveles no doloroso y vuelva a aumentarlos progresivamente. El tiempo de ejercicio a alcanzar es de 60 minutos 3-4 veces a la semana. Una vez alcanzado, realice ejercicios aeróbicos de mayor intensidad, como caminar, correr o jugar al tenis.

Se recomienda mantenerse tan activo como sea posible, evitando la sobreactividad o exceso de ejercicio puntual que pueden provocar un exceso de cansancio o dolor durante varios días. La realización de ejercicio físico tiene un efecto físico positivo demostrado a largo plazo.

Cómo leemos en estas recomendaciones sobre el ejercicio físico, es importante comenzar con sesiones de muy cortita duración para que el organismo se vaya acostumbrando y que no provoque un empeoramiento de los síntomas. La paciencia, la constancia y no desistir en los ejercicios parecen ser las claves para que este tipo de terapia alternativa ayude a mejorar los síntomas.

En redpacientes hemos recopilado una serie de datos, gracias a los cuestionarios que los usuarios completan, donde podemos ver que:

  • El 93,3% de ellos sufren fatiga.
  • El 97,8% padecen dolores musculares y articulares.
  • El 88,9% tiene dolores lumbares.

Y de entre todos nuestros usuarios, vemos que un 35,6% de ellos no realiza ningún tipo de ejercicio, por tanto los beneficios derivados del mismo no hacen su efecto en la mejora de los síntomas y por tanto de la calidad de vida.

Un 26,7% dice caminar de forma frecuente y un 14,1% practica natación.

Sin embargo, otras formas de ejercicio como por ejemplo, tai chi (2,9%), yoga (8,9%), pilates (4,4%),  etc., constituyen una minoria en su práctica, aún habiendo también sido estudiadas para determinar sus efectos positivos.

¿Habéis notado mejoria tras la práctica de algún tipo de ejercicio? ¿Consideráis que la fatiga y otros muchos síntomas, impiden el buen desarrollo del ejercicio y por tanto, poder cumplir con un calendario os resulta muy complejo?

Podéis dejarnos vuestras experiencias en los comentarios