Timectomía en miastenia gravis

Una de las características que tiene la mayoría de los pacientes con miastenia gravis es presentar anomalías en el timo. Esta glándula situada por debajo del esternón tiene una función inmunológica, ya que se encarga de secretar los linfocitos T, un tipo de célula leucocitaria que se encarga de reconocer antígenos (sustancias extrañas) en el organismo.

Se desconoce la relación exacta entre la enfermedad y la glándula del timo, pero se ha observado que el 10% de los pacientes con miastenia gravis tiene un tumor en el timo (llamados timomas) y hasta un 70% tiene cambios hiperplásicos (centros germinales) que indican una respuesta de actividad inmune.

Es por ello, que uno de los tratamientos que siguen estos pacientes pasa por una operación quirúrgica, conocida como timectomía, para extraer el timo de forma parcial o en su totalidad. Esta cirugía pretende causar la remisión de la enfermedad, o en su defecto, permitir una reducción de la medicación inmunosupresora, potencialmente perjudicial.

La miastenia gravis es una enfermedad que cursa afectando al sistema neuromuscular, generando como uno de sus principales síntomas la fatigabilidad asociada a un grado variable de debilidad. Es por ello que uno de los retos que se encuentran los médicos a la hora de realizar la timectomía es aplicar de forma correcta la anestesia, ya que ésta puede interferir con la medicación, desaconsejándose el uso de relajantes musculares durante la intervención.

Esta operación se hace preferiblemente en pacientes menores de 60 años y con un estado de la miastenia no muy avanzado. No se realiza en situación de urgencia, por lo que en el perioperatorio es importante estabilizar los síntomas miasténicos.

Tras la timectomía los pacientes son más sensibles a la terapia anticolinesterásica, por lo que pueden desarrollar crisis colinérgicas.

En general, se restablece la medicación inmediatamente después de la cirugía aunque a menor dosis, para así prevenir la aparición de toxicidad anticolinérgica, como la aparición de sintomatología miasténica. Las complicaciones respiratorias son las más importantes tras la cirugía, de ahí la importancia de una fisioterapia respiratoria preoperatoria y postoperatoria precoz, así como un adecuado control del dolor postoperatorio.

¿Habéis pasado por quirófano para realizaros una timectomía?

En redpacientes estamos prestando especial atención estos días a la miastenia gravis. Por ello abro este post en el blog, para que podáis comentar cómo vivisteis esa experiencia, cómo fue el postoperatorio y si el mal rato que conlleva pasar por una operación ha merecido la pena, ya que habéis visto mejorada vuestra calidad de vida tras la misma, entre otras cuestiones.

¡Un saludo!

Anuncios